Es hora de que desaparezca la Oficina de Desarrollo Económico del Gobernador (GOED por sus siglas en inglés)

Robert Fellner

Según el reciente informe del Reno Gazette-Journal (RGJ), Nevada obtuvo una fracción de los empleos y de la inversión prometida por exenciones de impuestos al estilo Tesla, confirmando lo que los expertos han estado advirtiendo durante años: el programa de bienestar corporativo de Nevada es un mal negocio para los contribuyentes.

La Oficina de Desarrollo Económico del Gobernador (GOED) proporciona miles de millones de dólares en exenciones de impuestos a grandes corporaciones como Apple y Tesla, basándose en la idea de que los trabajos adicionales y las inversiones que aportan a Nevada compensarán con creces el costo.

Pero esa afirmación ha sido desacreditada repetidamente por la investigación académica, que encuentra que programas como los de la GOED tienden a ser un empate o, en algunos casos, un resultado negativo neto. Un estudio publicado en el Journal of Regional Science, revisado por sus pares, por ejemplo, encontró que los incentivos fiscales en realidad redujeron el crecimiento del empleo y la expansión comercial. El estudio también encontró que las empresas que recibieron los incentivos constantemente sobreestimaron los beneficios económicos que ofrecerían, al igual que lo que sucedió aquí en Nevada.

Desafortunadamente, si bien los beneficios prometidos no se han materializado por completo, los costos en impuestos a los contribuyentes llegaron para quedarse. En un esfuerzo por cuantificar ese costo, los expertos del Mercatus Center estimaron recientemente que eliminar los incentivos corporativos generaría ahorros suficientes para reducir el impuesto a las ventas en Nevada en un 7 por ciento.

Eso vale la pena repetirlo: los ciudadanos de Nevada están pagando efectivamente más impuestos sobre las ventas para que algunas de las compañías más ricas del mundo puedan recibir una exención de impuestos, como la reducción de impuestos de $13.6 millones otorgada a eBay para un proyecto que creó un gran total de dos nuevos empleos.

Si bien los mercados libres requieren que las empresas atiendan las necesidades de los consumidores para obtener ganancias, la política recompensa a los entendidos que pueden permitirse contratar a los mejores cabilderos. Esto explica por qué tantos legisladores apoyan otorgar exenciones de impuestos a corporaciones gigantes en lugar de a los ciudadanos comunes de Nevada: el primero tiende a gastar mucho más en esfuerzos de cabildeo que el segundo.

También está el tema de los beneficios concentrados y los costos dispersos. Los empleos creados a través de la GOED brindan a los políticos una gran oportunidad para la prensa gratuita, mientras que los costos están muy dispersos y, por lo tanto, no se ven.

Hablando de lo que no se ve, fue bastante preocupante leer que la GOED se negó a responder las preguntas del RGJ “acerca de si o cómo presionaba a las empresas a cumplir con las medidas de desempeño del estado” particularmente dado que la agencia, financiada con impuestos, afirma habitualmente que hace eso exactamente al responder a informes de bajo rendimiento.

Es hora de que la Legislatura elimine la GOED. Incluso cuando las cosas van bien, tales medidas distorsionantes crean una serie de consecuencias negativas, como los altos alquileres en Sparks desde que se abrió la planta de Tesla, que han devastado a aquellos que viven con un ingreso fijo.

La idea central de la GOED es correcta: los impuestos bajos crean empleos y prosperidad. Pero en lugar de aplicar este principio de una manera económicamente distorsionante que beneficia a los bien conectados a expensas de los contribuyentes, la Legislatura debería aplicarlo de manera uniforme, para que todos los ciudadanos de Nevada puedan beneficiarse.

Robert Fellner

Robert Fellner

Director of Policy

Robert Fellner is NPRI’s policy director and joined the Institute in December 2013. Robert has written extensively on the issue of transparency in government. He has also conducted legal research and assisted in crafting legal arguments for numerous public records-related lawsuits, including one which prevailed at the Nevada Supreme Court, resulting in a landmark decision that protected and expanded Nevadans’ rights to access and inspect government records.

An expert on government compensation and its impact on taxes, Robert has authored multiple studies on public pay and pensions. He has been published in Business Insider, Forbes.com, the Las Vegas Review Journal, the Los Angeles Times, RealClearPolicy.com, the San Diego Union-Tribune, the Wall Street Journal, ZeroHedge.com and elsewhere.

Robert has lived in Las Vegas since 2005 when he moved to Nevada to become a professional poker player. Robert has had a remarkably successfully poker career including two top 10 World Series of Poker finishes and being ranked #1 in the world at 10/20 Pot-Limit Omaha cash games.

Additionally, his economic analysis on the minimum wage won first place in a 2011 George Mason University essay contest. He also independently organized a successful grassroots media and fundraising effort for a 2012 presidential candidate, before joining the campaign in an official capacity.