La demanda contra el departamento de educación del estado era necesaria para proteger a los estudiantes de bajos ingresos.

Robert Fellner

El Instituto para la Justicia acaba de presentar una demanda contra el Departamento de Educación de Nevada y esa es una gran noticia para los cientos de estudiantes que están en peligro de perder sus becas desde que la Legislatura desentrañó, en la última sesión, el Programa de Becas de Oportunidades de Nevada.

El programa proporciona becas a los niños de familias de bajos ingresos, en su mayoría familias de grupos minoritarios y está financiado en su totalidad por empresas privadas que, a cambio, reciben un crédito dólar por dólar contra sus impuestos sobre la nómina.

La versión original del programa incluía un aumento anual del 10 por ciento en la cantidad total de créditos fiscales que podrían emitirse cada año.

Pero esa disposición fue eliminada por los demócratas en la última sesión a través del Proyecto de ley 458 de la Asamblea, lo que evitará cualquier crecimiento futuro en el programa al limitar la cantidad total de créditos fiscales disponibles en aproximadamente $6.7 millones anuales.

El efecto inmediato del Proyecto de ley 458 de la Asamblea es una reducción de $2 millones en la cantidad de créditos fiscales que se pueden emitir durante el próximo bienio, lo que ha puesto en peligro las becas de muchos estudiantes.

Pero debido a que el proyecto de ley aumenta los ingresos del estado, la constitución exige el apoyo de al menos dos tercios de la Legislatura para ser aprobado, un umbral que no logró alcanzar en el Senado.

En consecuencia, la demanda del Instituto para la Justicia solicita al tribunal que invalide el Proyecto de ley 458 de la Asamblea por inconstitucional, lo que restablecería los fondos necesarios para mantener las becas de los estudiantes actuales y futuros.

“Aplaudimos al Instituto para la Justicia por sus esfuerzos para evitar que los estudiantes de bajos ingresos sean despojados de sus becas”, dijo el director del Instituto de Investigación de Políticas de Nevada (NPRI por sus siglas en inglés), Robert Fellner.

“Pero más allá de la constitucionalidad del Proyecto de ley 458 de la Asamblea, el verdadero problema es la continua hostilidad de los demócratas hacia un programa que ha ayudado con éxito a miles de niños de bajos ingresos a encontrar una escuela que se adapte mejor a sus necesidades únicas”.

Al presentar el proyecto de ley, el Vocero Demócrata de la Asamblea,  Jason Frierson, justificó la eliminación del aumento anual del 10 por ciento basado en la preocupación de que el programa supuestamente les quita dinero a las escuelas públicas tradicionales.

Pero debido a que el monto promedio de la beca es de aproximadamente $5,000, cada beca genera un ahorro neto para los contribuyentes, que pagan más de $10,000 por alumno al sistema tradicional de escuelas públicas.

“Es lamentable que el Vocero Frierson abandonara la audiencia antes de tiempo, en lugar de quedarse para escuchar a los padres explicar el impacto en la calidad de vida que el programa ha tenido en sus hijos”, dijo Fellner.

“Si Frierson se hubiera quedado y escuchado a los numerosos padres, maestros y administradores que testificaron en apoyo al programa, habría escuchado cómo los enormes beneficios del programa no tienen costo alguno para las escuelas públicas”.

Fellner también señaló que las presuntas preocupaciones de los demócratas sobre la financiación de las escuelas públicas se vieron claramente contradichas por sus acciones, particularmente cuando se trataba de proyectos de ley que redirigirían los fondos a sus aliados sindicales.

“Frierson y los demócratas aprobaron una legislación que toma decenas de millones de dólares directamente de las escuelas públicas, solo para que los trabajadores sindicales en proyectos de obras públicas reciban salarios que son, en promedio, un 62 por ciento superiores a las tasas del mercado”, dijo Fellner.

“Los demócratas deben priorizar las necesidades de los padres y estudiantes sobre los sindicatos y otros que se benefician del sistema de monopolio existente”, agregó Fellner.

Hay estudios que han demostrado consistentemente que los programas de elección de escuela generan ahorros para los contribuyentes y las escuelas públicas, mejoran los puntajes de las pruebas en las escuelas públicas, aumentan los salarios de los maestros y producen niveles excepcionalmente altos de satisfacción en los padres.

“Como era de esperar, la elección y la competencia producen mejores resultados que un monopolio de modelo único “, concluyó Fellner.

Una encuesta publicada a principios de este año reveló que el 68 por ciento de los ciudadanos de Nevada apoya el Programa de Oportunidad de Becas.

Para obtener más información sobre los beneficios del Programa de Oportunidad de Becas, haga clic aquí para escuchar el testimonio presentado por los padres, maestros, administradores y los propios estudiantes sobre los beneficios del programa en la calidad de vida.

Robert Fellner

Robert Fellner

Director of Policy

Robert Fellner is NPRI’s policy director and joined the Institute in December 2013. Robert has written extensively on the issue of transparency in government. He has also conducted legal research and assisted in crafting legal arguments for numerous public records-related lawsuits, including one which prevailed at the Nevada Supreme Court, resulting in a landmark decision that protected and expanded Nevadans’ rights to access and inspect government records.

An expert on government compensation and its impact on taxes, Robert has authored multiple studies on public pay and pensions. He has been published in Business Insider, Forbes.com, the Las Vegas Review Journal, the Los Angeles Times, RealClearPolicy.com, the San Diego Union-Tribune, the Wall Street Journal, ZeroHedge.com and elsewhere.

Robert has lived in Las Vegas since 2005 when he moved to Nevada to become a professional poker player. Robert has had a remarkably successfully poker career including two top 10 World Series of Poker finishes and being ranked #1 in the world at 10/20 Pot-Limit Omaha cash games.

Additionally, his economic analysis on the minimum wage won first place in a 2011 George Mason University essay contest. He also independently organized a successful grassroots media and fundraising effort for a 2012 presidential candidate, before joining the campaign in an official capacity.