¿Un sindicato público no es el adecuado? Tienes opciones

Kevin Dietrich

A finales de este mes se celebra un esfuerzo nacional para que los trabajadores del sector público conozcan las alternativas a ser una pequeña pieza de la maquinaria de los grandes sindicatos. 

La Semana Nacional de la Libertad de los Empleados, que tendrá lugar del 14 al 20 de agosto, comenzó hace una década para informar a los profesores del área de Las Vegas de que no estaban obligados a pertenecer a un sindicato. Desde entonces ha ampliado su alcance a todos los empleados sindicales de la administración pública. 

El objetivo es capacitar a los trabajadores informándoles de sus opciones, compartiendo alternativas a la afiliación sindical que puedan satisfacer mejor sus necesidades y proporcionando los recursos necesarios para ayudar a las personas a tomar la decisión que más les convenga. 

Los trabajadores del sector público están a menudo atrapados por rígidas “cláusulas de escape” que limitan su capacidad de optar por salirse a sólo 15 o 20 días cada año. Y los sindicatos públicos se mantienen atrincherados independientemente de la opinión de los trabajadores sobre los servicios que ofrecen o la política que practican. 

Muchos miembros reconocen que los sindicatos del sector público se centran en lo que beneficia a sus propias organizaciones a costa de lo que es bueno para todos, escribió el año pasado Philip K. Howard, fundador de la organización de buen gobierno Campaign for Common Good. 

“Los empleados públicos representan casi el 15 por ciento de la población activa, probablemente el mayor bloque de votos organizados”, escribió en USA Today. “Durante más de 50 años, generaciones de líderes políticos han prometido lo que fuera necesario para conseguir su apoyo, incluyendo escudos contra la responsabilidad y ricas pensiones y beneficios”. 

La Semana Nacional de la Libertad de los Empleados está dirigida por Nevada Policy y la Asociación de Educadores Americanos. Desde su inicio, más de 100 grupos nacionales y estatales han trabajado para informar a los trabajadores del gobierno de sus derechos de la Primera Enmienda y para reforzar que no tienen que pertenecer a sindicatos que no representan sus intereses. 

El número de afiliados a los sindicatos ha disminuido en los últimos dos años. En Nevada, el 12,2% de las personas empleadas en el Estado de la Plata pertenecían a sindicatos. Esta cifra es muy inferior a la de hace dos años, cuando el 14,6% de los empleados pertenecían a sindicatos en Nevada, según la Oficina de Estadísticas Laborales. 

A nivel nacional, la afiliación a los sindicatos se redujo al 10,3 por ciento de la mano de obra del país el año pasado. Esto supone un descenso de casi el 50% desde 1983, año en que la Oficina de Estadísticas Laborales comenzó a hacer un seguimiento de la afiliación sindical. 

Sin embargo, los sindicatos del sector público son muy hábiles a la hora de hacer valer su peso. 

“Los contratos sindicales tienen una larga cola que ata las manos de los sucesivos líderes políticos”, añadió Howard. “Su poder político también es diferente del que tienen otros grupos de interés; los líderes políticos son impotentes sin su cooperación”. 

En Nevada, la desproporcionada influencia de los sindicatos en la política estatal ha dado lugar a un mosaico de leyes y políticas que anteponen los intereses de los sindicatos del sector público a los derechos constitucionales de los trabajadores individuales. 

Lo anterior suena sospechosamente como un enorme conflicto de intereses por parte de los sindicatos del gobierno. Es un conflicto que perjudica a las mismas personas a las que se supone que sirven los sindicatos gubernamentales: el público. 

Kevin Dietrich

Kevin Dietrich

Kevin Dietrich joined Nevada Policy in 2022.

He has more than 20 years of experience in communications, including serving as the director of communications and marketing for the South Carolina Bankers Association, working as a speechwriter for South Carolina governor Mark Sanford and assisting with internal communications for CVS Caremark.

Kevin graduated from the University of Maine with a degree in Journalism and a minor in History. A fifth-generation Californian, he spent a decade as a journalist, working for newspapers in Florida, New York, New Hampshire and South Carolina.